Fisiología del estrés por calor en las aves
chicks-chicken-small-poultry-162164.jpeg

Escrito por Franklin Gutiérrez

Publicado el agosto 23, 2020

Las aves, al ser animales homeotermos tienen un centro termorregulador situado en el hipotálamo capaz de controlar la temperatura corporal a través de mecanismos fisiológicos y respuestas comportamentales, mediante la producción y liberación de calor determinando así el mantenimiento de la temperatura corporal normal.

Entre las respuestas fisiológicas compensatorias de las aves al estar expuestas al calor se encuentra la vasodilatación periférica, lo que resulta en la pérdida de calor no evaporativo. Así, en un intento por aumentar la disipación de calor, el ave consigue aumentar el área de superficie al abrir las alas, erizar las plumas e intensificar la circulación periférica. La pérdida de calor no evaporativo también puede ocurrir con un aumento en la producción de orina, si esta pérdida se compensa con el aumento de suministro de agua fría.

Otra respuesta fisiológica es el aumento de la frecuencia respiratoria, lo que resulta en la pérdida excesiva de dióxido de carbono (CO2). La presión parcial de CO2 disminuye, lo que conduce a la caída de la concentración de ácido carbónico (H2CO3) y de hidrógeno (H +). En respuesta, los riñones aumentan la excreción de HCO3 y reducen la excreción de H+ en un intento de mantener el equilibrio ácido base del ave. Este cambio se denomina alcalosis respiratoria.

Al considerar todos los aspectos planteados en relación con el tema de la producción avícola en climas cálidos, se encontró que algunas condiciones no son adecuadas para la cría de aves en zonas con altas temperaturas y como solución se implementó la mejora de condiciones ambientales dentro de las instalaciones tales como el uso de sistemas de refrigeración, junto con algunas prácticas de manejo nutricional y la ración.

El pollo de engorde es un animal doméstico genéticamente mejorado hacia un rápido crecimiento y el ya conocido alto rendimiento. Durante el proceso de selección el metabolismo de las aves fue aún más acelerado con los avances en genética y nutrición enfocados hacia un rápido crecimiento, con la máxima deposición de proteína, especialmente en pechuga y muslo, una mejor utilización de los nutrientes de la dieta y una buena conversión alimenticia. Sin embargo, la capacidad de termorregulación continuó siendo deficiente para afrontar los principales retos de las altas temperaturas.

Se sabe que la mayoría de los linajes de pollos modernos fueron mejorados genéticamente para satisfacer las demandas de los países ubicados en zonas templadas. La ampliación de la escala comercial de estos linajes hacia los países tropicales y semitropicales hizo que se reevaluaran las necesidades nutricionales con el fin de permitir que expresen su máximo rendimiento a temperaturas ambiente elevadas.

0 comentarios

Te puede interesar también